Benicàssim pretende ejecutar la rotonda de Mohíno con cargo al superávit El Ayuntamiento ha consignado una cantidad de 10.000 euros para abrir la partida y poder complementarla con los remanentes este año


Eva Bellido // Benicàssim
El Ayuntamiento de Benicàssim pretende ejecutar el inicio de la prolongación de la CV-149, con la construcción de la rotonda de Mohíno, con cargo al superávit de este año, que ascenderá a más de cuatro millones de euros. El capítulo de inversiones del presupuesto municipal para este 2018 contempla una cantidad de 10.000 euros para abrir la partida para la realización de estas obras, con el objetivo de complementarla con los remanentes, según explicó la alcaldesa, Susana Marqués.

Marqués indicó que, en la actualidad, el proyecto “está a punto de aprobarse”. Además, el consistorio ya dispone del informe definitivo favorable sobre la vía pecuaria necesario de la Generalitat para poder llevarlo adelante, según indicó el concejal de Urbanismo, Carlos Díaz. Cuestión que impidió el desarrollo de la actuación durante el 2017 a pesar de contar con la dotación presupuestaria necesaria (387.406 euros), que finalmente se destinó a otros fines.

La primera edila manifestó que este año, “por la regla de gasto, no cabían todas las inversiones con crédito ordinario, por lo que esas partidas se complementarán con el superávit para poder ejecutarlas, ya que nuestro objetivo es no realizar endeudamientos con los bancos para nuevas inversiones y sacarlo de ahorro neto”.

Marqués recordó que ésta, además, “es una de las negociaciones pactadas con ciudadanos, con el compromiso de cuando se incorporen los remanentes se haga”. “También es una de las obras de la mesa de inversiones prioritarias que se consensuó entre todos los partidos políticos”, apuntó.

La munícipe señaló que la voluntad del equipo de gobierno es que el proceso avance satisfactoriamente para que se puedan iniciar las obras este año. El grueso de la actuación se lo llevará la rotonda que se pretende construir y que conectará con la CV-149 con una carretera. El proceso de expropiación de los terrenos también acabó hace poco, según indicó Marqués.

La rotonda que allí se ha planificado tiene un tamaño muy importante y, por eso, ha sido necesario obtener terrenos adyacentes para poder proyectar un diseño que cuente con grandes medidas de seguridad vial y que permita al mismo tiempo salvaguardar los accesos a las viviendas del entorno y el paso de una vereda pecuaria.

En total, la rotonda ocupará una superficie de 5.534 m2 y, de estos, se adquieren por expropiación un total de 2.428 m2. El coste total de las expropiaciones ha ascendido a cerca de 100.000 euros.​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *