Benicàssim se queda sin hotel rural en el Desert de les Palmes


Foto Copyright:

Antetítulo:

URBANISMO Iniciativa truncada

Título fuera de noticia:

Benicàssim se queda sin hotel rural en el Desert de les Palmes

La crisis parece frustrar un prometedor proyecto que potenciaría y pondría en valor la riqueza del parque natural

El prometedor proyecto de alzar un hotel rural en el parque natural del Desert de les Palmes se ha truncado y Benicàssim se queda sin poder potenciar de este modo una de sus zonas paisajísticas y de valor ambiental y patrimonial más emblemáticas. La iniciativa privada de construir el complejo en el enclave se ha echado para atrás y ha sido cancelada por completo, según ha podido averiguar este diario. Unos particulares habían logrado un acuerdo de alquiler con los propietarios del Mas de Santa María, más conocido popularmente como el Mas de Mingarro, con la intención de restaurarlo para convertirlo en un hotel rural que pudiera alojar a excursionistas y turistas con ganas de descubrir la riqueza del paraje por sus sendas, complementando así la oferta turística del municipio costero y contribuyendo a la desestacionalización.

Tras tres años aproximadamente de trámites y gestiones el proyecto finalmente se hunde y desaparece en el fondo del mar. El plan ya había dado todos los pasos por el Ayuntamiento y la Conselleria y “en febrero se aprobó la licencia de actividad, por lo que desde entonces ya podrían haber comenzado las obras de reforma”, explicó la concejala de Urbanismo, Carolina San Miguel. Pero no han empezado. “Los solicitantes tampoco han presentado ninguna documentación más desde febrero a junio”, indicó la edila. Mientras, por su parte, el propietario del Mas acudió al ayuntamiento en junio para “cancelar el proyecto dado que se había rescindido el contrato” y solicitar, en su defecto, una “licencia de obra para vivienda”, según detalló la concejala, puesto que finalmente se ha alquilado a otro particular con ese fin, eliminándose así las esperanzas de poderse retomar el plan en este emplazamiento idóneo.

La culpa parece tenerla la crisis. Un proyecto con mucha ilusión pero en el que unos años de trámites han dejado tiempo para pensarlo dos veces antes de lanzarse a hacer una inversión de estas características en plena crisis. El consistorio acoge esta noticia con resentimiento al haber puesto “todas las facilidades para que el proyecto saliera adelante, Benicàssim tuviera un hotel más y se impulsara el turismo rural poniendo en valor el Desert”. Pero ahora desde el ayuntamiento ven complicado encontrar otro lugar así dónde se pudiera desarrollar, aunque quizás puedan haber otras opciones, pero la iniciativa debería surgir de otra empresa interesada en desarrollar una idea similar. “El Ayuntamiento no puede hacer nada. Solo facilitar los trámites”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *