Destinan 90.000 euros para la certificación final de obra de Villa Elisa

Además, el pleno ordinario de este viernes aprobó la gestión indirecta del servicio domiciliario de agua potable, sin ver viable su municipalización

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

El pleno del Ayuntamiento de Benicàssim aprobó este viernes varias modificaciones de crédito para llevar a cabo inversiones con cargo a los remanentes. Una de ellas es la consignación de alrededor de 90.000 euros para la certificación final de obra de Villa Elisa.

La alcaldesa, Susana Marqués, explicó que estaban pendientes de unas cuestiones de Iberdrola y que, al estar ya resueltas, el palacete ya podrá programar la exposición de Picasso, La Californie, prevista inicialmente para agosto.

Aunque la munícipe mostró su inclinación porque el palacete albergue la importante muestra durante una temporada media-alta, para que un mayor número de personas puedan visitarla.

Esta partida forma parte del montante de 146.938 euros para actividades en el teatro, certamen de guitarra y premios Belle Époque.

Por otro lado, destinaron 181.000 euros para el plan territorio inteligente, informática, el programa del padrón de habitantes, la web de deportes, la remodelación del aparcamiento del ayuntamiento, señalítica y vallado, mejoras en el campo de fútbol, parque infantil en el polideportivo y bombas de agua en los colegios.

Gestión del agua potable

Además, aprobaron la gestión indirecta del servicio domiciliario de agua potable, sin ver viable su municipalización, con los votos de PP, Ciudadanos, PSPV y Vox. De este modo, se realizará a través de un contrato de concesión de servicios públicos.

La concejala de Servicios Públicos, Elena Llobell, explicó que el contrato de gestión del servicio de suministro de agua potable al término municipal se firmó el 13 de noviembre de 1968 y, desde entonces y por un periodo de 50 años, ha sido desarrollado por la Sociedad Fomento de Benicàssim y posteriormente por cesión a Fomento de Benicàssim Aguas Potables.

Ese contrato caducó en noviembre del pasado año y desde entonces ha continuado el mantenimiento del servicio por la empresa, en las mismas condiciones que el contrato.

Llegados a este punto, el consistorio ha tenido que valorar si seguir con la gestión indirecta, o bien municipalizar el servicio. En este punto, Llobell incidió en que “los informes técnicos externos e internos del ayuntamiento, de intervención, del secretario dicen que la opción más adecuada es la gestión indirecta del servicio”.

La concejala responsable del área de Servicios Públicos añadió que si se optara por la municipalización del servicio “desde el punto de vista jurídico y económico, en un futuro se podría incumplir la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera”.

Municipalizar el servicio conllevaría destinar todo el presupuesto municipal a este servicio, además de tener que pedir un préstamo para poder hacer frente a todo el gasto que conllevaría; un gran gasto tanto económico como de personal”, puntualizó Elena Llobell, quien ha finalizado diciendo que “nuestra responsabilidad es sacar a licitación un contrato que sea lo más rentable y beneficioso para todos los vecinos de Benicàssim porque son los que disfrutarán del servicio”.

También prosperaron tres mociones de Vox, para la creación de un Distrito Único Escolar, libertad lingüística y cumplir con la colocación de banderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *