Isabel Rey: «La ópera debería estar protegida por ley»


Foto Copyright:

Isabel Rey
Soprano
Valencia

Texto: El Zar // E. Bellido

Joven prodigio dotada de un extraordinario instrumento musical pronto hizo las maletas rumbo a Europa en busca de un hueco donde expresar su arte, emprendió un arduo camino en el que tuvo que aprender a superarse, a descubrir y a disfrutar la música pero sobre todo a desarrollarse técnica y humanamente, hoy 25 años después Isabel Rey goza de un merecido reconocimiento, no sólo por su calidad interpretativa y escénica sino por su gran calidad musical, siempre en constante cambio pero manteniendo la esencia a lo largo del tiempo. Sin duda una soprano madura, en plena cúspide artística que emana melodía por cada poro de su piel, este domingo será una oportunidad inigualable de poder deleitarse con una de las pocas voces ‘vivas’ que quedan en el panorama internacional.

Benicàssim tuvo el honor de contar con usted en la primera edición del festival, nos gustaría saber si puede hacer una valoración de cómo ha visto la evolución del certamen y su opinión sobre este evento que ya  cumple su quinta edición este año.

-Creo que el gráfico de este festival se está saliendo por el techo de esta sala, es muy osado, muy difícil empezar a organizar y a promocionar un festival, es algo que requiere un esfuerzo muy grande por todas las partes implicadas. Debemos congratularnos con la propuesta de Roberto Turlo, con el apoyo del ayuntamiento y con la respuesta del público, porque sin el público todos estos esfuerzos tampoco irían a ningún lado, la reacción ayer en el ensayo abierto que hicimos fue sensacional. Esto sólo puede ir a mejor, el público está empezando a distinguir lo que es una manzana granel de lo que es una manzana golden, digamos, que cuánto más delicioso es el plato que degustamos más exigentes nos volvemos con la comida, en la música es igual.

En el festival se dan estas premisas, la radiografía del festival es perfectamente sana y muy alentadora si podemos mantener el apoyo económico que requiere hacer estos eventos.

Centrándonos ya en el festival y el trabajo que presenta, me gustaría saber por qué ha elegido zarzuela y no otro repertorio, atiende al gusto personal o porque ahora toca zarzuela?

-Pues porque me la propuso Roberto Turlo, porque la zarzuela es algo muy nuestro, muy trillado pero es lo equivalente a la opereta en los países germánicos, la opereta en Austria, Alemania, Suiza tiene un componente muy popular como lo tiene también la zarzuela.

¿Qué se siente cuando una grande se rinde ante el arte de una misma, cómo fue aquello de ir a una master class y que al acabar el aria la mismísima Montserrat Caballé se rindiera ante usted? Esperaba una corrección y en lugar de eso le tildan de magnífica y nada más y nada menos que una de las mejores voces del siglo pasado.

-Hay que tener presente que yo tenía veintipocos años cuando fui a aquellas clases magistrales, yo pretendía ir a cantar para ella y que me dijera, ojo aquí, ojo allí y no fue así lo que pasó fue que canté, tuve un aplauso del auditorio impresionante que no me lo esperaba ni yo y luego me dedicó aquellas palabras impresionantes y bueno yo recuerdo que en aquel momento me senté y pensé jo no me ha corregido nada esto no es para lo que he venido, he venido para aprender algo, se lo contaba después a mi madre por teléfono y lloraba porque no te puedes imaginar en la vida, puedes soñar pero a veces los sueños se quedan cortos y la realidad es mucho más emocionante, una sensación única.

¿Qué diferencia hay entre aquella tímida jovencita y la Isabel Rey de ahora tras haber recorrido ese largo camino? Los motores, las ilusiones son las mismas o desde esta perspectiva las cosas se sienten de otra manera?

-Bueno la curiosidad es la misma, las ganas de aprender son las mismas, las ganas de descubrir y de seguir formándome son las mismas pero evidentemente tengo una trayectoria importante a mis espaldas y bueno me veo desde lejos a mí misma y veo una ingenuidad muy grande, mucha ilusión que quizá cuando uno pasa por lo que se pasa en esta carrera de bueno y de menos bueno, se vuelve uno resabiao y ya las cosas se ven desde una perspectiva más práctica, pero en lo básico soy la misma persona.

Permaneciendo en el momento actual, ¿cuál es la opinión de Isabel Rey sobre el mundo de los grandes teatros y las grandes producciones ahora? ¿Es fácil trabajar? ¿O las grandes producciones están reservadas a unos pocos, se ha vuelto superficial la ópera? ¿Cree que en algunos casos se da más importancia a una apariencia que a las cualidades vocales?

El mundo de la ópera necesita de artistas en todos los campos, no podemos tener gestores culturales que no sepan de la gestión cultural, me refiero a nivel de dirigir teatros, de dirigir auditorios, necesitamos gente que tenga formación musical completa y de calidad, formación empresarial y humana, las humanidades que se están obviando en los planes de estudios que no se están tratando como se deberían tratar, entonces bueno creo que la situación está derivando en una invasión del cine en el teatro, el cine es el cine y el teatro es el teatro, la ópera no son primeros planos de actores guapísimos, sino que son trabajos donde hay que servir a una partitura, tienes que poder cantar o poder tocar una partitura como el compositor la escribió, como el compositor pretendía que sonara y eso cuesta mucho trabajo es un esfuerzo de muchas horas de muchos años, de toda una vida.

Sí es cierto que se prima últimamente el físico a las capacidades musicales y es lamentable evidentemente y sé de algunos directores que escogen sus cantantes en fotografía, con lo cual estamos empezando a desvirtuar una arte centenario que debería cuidarse y estar protegido por ley. Yo se lo digo a mis colegas italianos, el mundo de la ópera debería estar protegido por ley ante algunos excesos que se producen a la hora de su manifestación en los escenarios, creo que es un bien cultural tan importante como las pinturas de Velázquez o como las obras de Unamuno, forma parte de la cultura y del saber histórico de un país, debería estar protegida por ley y estas cosas quizá no sucederían. El cine y la ópera no tienen nada que ver, evidentemente es más agradable un cantante guapo con un físico agradable pero si no puede cumplir las exigencias del papel que está representando estamos sin lugar a dudas dando pasos hacia atrás gigantescos.

¿Qué proyectos tiene en mente Isabel Rey a corto plazo?

-En unas semanas marcharé a Japón para hacer una gira de conciertos con un guitarrista de allí, después tengo mi vuelta a Oviedo, que no he vuelto desde hace 20 años, con el ‘Don Giovanni’ de Mozart, una gala de ópera de Verdi en el Palau de la música en noviembre y ya el año que viene Berlín con ‘Faust’ de Gounod.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *