Los comerciantes, en contra de cerrar los jueves la calle Santo Tomás

Consideran que no es necesario peatonalizar el vial también este día de la semana y alegan que ya sufren pérdidas por el corte del fin de semana

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

Los comerciantes de Benicàssim han mostrado su malestar ante la decisión del Ayuntamiento de cerrar al tráfico la calle Santo Tomás y avenida Castellón también los jueves por las noches.

La Asociación de Comercios y Servicios Profesionales (Acoserbe) ha presentado un escrito en el consistorio en el que transmite su disconformidad ante esta última acción.

Según aseguran en el documento, la medida «afecta de manera directa y perjudica gravemente al comercio local».

Estos empresarios denuncian tener «pérdidas» cada vez que se cierra el vial al tráfico, ya que los clientes no pueden acceder con los vehículos a partir de las 19.00 horas, puesto que debe despejarse la calle de coches antes del corte y está prohibido estacionar. Lo que coincide con su horario laboral.

Así se desprende de un primer balance que han realizado los afectados referente a los primeros dos meses de peatonalización de la arteria principal las noches de los fines de semana.

También lamentan el «notable perjuicio que ha generado la desaparición de la zona de establecimiento rotatorio, conocida como zona azul», que esta temporada no se puso en marcha ante la declaración del estado de alarma y la paralización de los trámites administrativos. Y echan en falta más bolsas de aparcamiento en el pueblo.

El Ayuntamiento alega que es «por seguridad»

El Ayuntamiento tomó la medida de peatonalizar la calle Santo Tomás y la avenida Castellón las noches de los fines de semana este verano para garantizar las distancias de seguridad entre peatones, al ser de los viales más transitados; y favorecer al sector de la hostelería, que ahora pueden colocar mesas en la calle.

Como novedad, el consistorio ahora ha optado por sustituir los domingos, que comenzó cerrándose igual que los viernes y sábados por las noches, por los jueves, al percibir que se registra mayor afluencia de personas en el vial. Y es lo que ha terminado de levantar la crispación entre los comerciantes, pues consideran que no es necesario y que les perjudicará.

Además, ven clave este mes de agosto, después de unos meses cerrados por la covid-19, otros complicados y un futuro incierto a expensas de la evolución de la crisis sanitaria.

El cierre de la arteria principal del casco urbano los jueves empezará esta misma semana, es decir, este 6 de agosto. La asociación de comerciantes ha solicitado «que se anule, con efecto inmediato, el cierre en jueves, de tal manera que no llegue a aplicarse».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *