Un grupo de voluntarios halla el cuerpo del benicense desaparecido


Foto Copyright:

Antetítulo:

SUCESOS Desaparecido

Título fuera de noticia:

Un grupo de voluntarios halla el cuerpo del benicense desaparecido

Vecinos, acompañados de agentes de la Guardia Civil, encontraron este sábado a mediodía a José María Campos

EVA BELLIDO // BENICÀSSIM

El benicense de 74 años desaparecido hace más de una semana en Benicàssim, José María Campos, conocido como el cartero, fue hallado este sábado sin vida entre matorral en el Barranco de Miravet, en una zona próxima a su masía, en el término de Cabanes. Uno de los grupos de voluntarios de la gran batida que se organizó este sábado por la mañana encontró el cuerpo a mediodía, tras haber iniciado la búsqueda pasadas las 09:00 horas.

Y es que alrededor de un centenar de vecinos, entre conocidos, amigos y familiares, y tanto de Benicàssim como de Cabanes, apoyados por agentes de la Guardia Civil de ámbos términos y de la Policía, y divididos por grupos, ayudaron durante esta jornada a buscarle. A las 12:50 horas fue hallado el cuerpo de la víctima, tras llevar perdido desde el jueves 27, según informaron desde la comandancia de la Guardia Civil.

A falta de la autopsia que se realizará estos próximos días, las principales hipótesis apuntan a »una posible caída o hipotermia», entre otras opciones que se barajan. Además, padecía párkinson, que le debilitaba físicamente, así como su avanzada edad. Aunque estos aspectos no impedían que a menudo recorriera con agilidad el paraje, siendo un gran conocedor del terreno y llegando a acceder a los lugares más recónditos por su afición a la recogida de robellones. Por lo que se baraja también que pudiera «haberse desorientado o fatigado alcanzando el atardecer».

Tras la revisión del forense, se llevó a cabo el levantamiento del cadáver horas después, aunque sin llegar a determinarse las causas exactas de su fallecimiento.

José María se hallaba en una zona “muy escarpada de difícil acceso”, según explicaron desde la Benemérita, aunque estaba muy cerca de su masía en el Desert de les Palmes, a menos de un kilómetro, en un espacio próximo a la Font Tallà.

El dispositivo se activó el sábado 29, tras denunciarse su desaparición el viernes 28, y se mantuvo hasta el martes. Aunque vecinos y familiares continuaron con la búsqueda con el apoyo de las patrullas.

Además, los bomberos y la policía «ya le habían tenido que rescatar en otras ocasiones este año», según informaron.

Sus familiares, aunque se encontraban muy entristecidos por su pérdida, ya ‘descansan’. José Carlos Campos, uno de sus hijos, manifestaba tras su hallazgo su sentido “agradecimiento a todos los cuerpos de seguridad, Guardia Civil, Unidades de Rescate de Montaña, Caninas, Bomberos, Cruz Roja y Policía Local, y a los vecinos que han colaborado toda esta semana y, especialmente, este sábado”.

Por el momento, todavía se desconoce cuándo será el entierro.

José María era muy conocido y querido en el pueblo y todos se consuelan pensando en que murió “haciendo lo que más le gustaba”, como pasear y buscar robellones por la montaña, y en el campo “que era como su casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *