Aprobado el pago de las facturas pendientes en Benicàssim

El punto pudo salir adelante gracias a la abstención de Ciudadanos, PSPV y ARA, con los votos a favor de PP y ARB, mientras Compromís mantuvo su voto en contra

Foto Copyright: Todo Benicàssim

Eva Bellido // Benicàssim

Un pleno extraordinario aprobó el lunes en Benicàssim el pago de las facturas pendientes, por un importe de 167.956,75 euros, que habían quedado en standby tras no salir adelante en la anterior sesión plenaria por los votos en contra de la oposición.

En los próximos días se hará efectivo el pago de las facturas de servicios prestados al existir consignación presupuestaria para poder pagarlas.

En esta ocasión, el punto contó con el apoyo del PP y ARB (como la anterior vez), pero con la abstención del PSPV, Ciudadanos y Ara. Mientras Compromís mantuvo su voto en contra.

Se trata de facturas correspondientes a alrededor de 40 proveedores que prestaron sus servicios en los pasados meses en actividades corrientes del municipio, según informaron desde el equipo de gobierno, como fiestas, actividades deportivas, festivales o conceptos de certámenes culturales, entre otras.

“Sabemos que se acercan elecciones y que los partidos de la oposición han de mostrar su rechazo a las acciones de gobierno, pero eso no significa que la ciudadanía lo sufra. Los empresarios proveedores del ayuntamiento han ejecutado los servicios y la ley dice que hay que pagarles. Quienes no aprueban estas facturas están generando un daño económico importante a los empresarios de Benicàssim”, manifestó la alcaldesa, Susana Marqués.

Desde el PSPV, el portavoz, Miguel Alcalde, señaló que creen “que hay que pagar a los proveedores y si no lo solucionamos lo acabará heredando otro equipo de gobierno”. Aunque lamentan que el dinero que había consignado se gastara en otras cuestiones.

También critican, al igual que Compromís, que no se sacara a licitación el contrato de las actividades del polipodertivo cuando terminó el contrato y que se continuara prestando este servicio de esta forma durante seis meses.

Compromís proponía dividirlas en bloques

Compromís proponía hacer una división de las facturas en tres bloques “porque son de conceptos diferentes”, según el portavoz, Joan Bonet.

Una, con las vallas de los festivales, que es un renting y pedimos el compromiso de que se compren, para evitar sobrecostes”, dijo. Otra con las fiestas, apartado en el que critican “la incompetencia del concejal” al “no tener crédito las partidas correspondientes”; y otra con las actividades deportivas, instando al equipo de gobierno a que saque a licitación el contrato, según Bonet.

Cristina Fernández, de Ciudadanos, criticó la posición de Compromís, “que pretendía fraccionar el expediente, lo que solo podía dilatar más aún el proceso”.

“Y lo que no se puede es pagar a unos y a otros no, porque todos han realizado los servicios contratados”. “Aunque esto no quita para que nuestro partido repruebe la pésima gestión de la alcaldesa y su equipo de Gobierno en cuanto a la planificación de los gastos.

Desde Ara, el portavoz Manolo Begués manifestó que los proveedores «no deben sufrir los despropósitos y mentiras del equipo de Gobierno, encabezado por la popular Susana Marqués, por ello, no van a ser un obstáculo para que cobren sus servicios».

«Servicios que con toda seguridad no les dijeron que no disponían de dinero para pagárselos», afirmó.

«No se entiende como actividades que se repiten todos los años como son fiestas y vallado para festivales, entre otros servicios, no se presupuesten adecuadamente y se dejen sin consignación económica», criticó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *