Benicàssim celebra el Día Minelab con 42 localizaciones del mundo Cerca de un centenar de aficionados participaron en esta edición del evento, procedentes de toda España


Foto Copyright:

La playa l’Almadrava de Benicàssim fue escenario este domingo de la cuarta edición de Minelab Spain, el encuentro de detección de metales que se ha estado celebrando este fin de semana en hasta 42 localizaciones de todo el mundo, como Perú, EE.UU o Australia.

Cerca de un centenar de aficionados participaron en esta nueva ocasión en el evento, procedentes de toda España, de “Andalucía, Cataluña, Castilla la Mancha, Galicia, Extremadura, además de la Comunitat Valenciana y también extranjeros, ingleses, franceses, búlgaros, rumanos”, según explicó Francisco Gómez, secretario de la Federación Española de Detección Deportiva.

Los asistentes debían encontrar las fichas escondidas bajo la arena, canjeables después, al finalizar, por premios. Y su búsqueda, durante la mañana de este domingo sirvió, una vez más, también como tarea medioambiental, al extraerse “unos 12 o 14 kilos de chatarra”, según indicó Gómez, además de una rueda de barco que se encontró enterrada a medio metro y que se había hundido por la arena probablemente en alguno de los últimos fuertes temporales.

Entre la chatarra que suele extrarse hay chapas, anillas de refrescos, monedas antiguas desgastadas, pesetas y céntimos, algunos euros, papel de aluminio no reciente, envejecido, y el pasado año, por ejemplo, una cuchilla de afeitar.

Al finalizar, se realizó la entrega de premios junto a la terraza del restaurante Vistamar, por parte de los organizadores de Minelab, el gerente del Jota’s Vistamar, Vicente Pallarés; así como los concejales del Ayuntamiento de Benicàssim Clemente Martín (Playas) y Javier Alonso (Deportes).

El secretario de la federación sostiene que para todos los aficionados esta práctica “es como un deporte, nos ayuda a movernos, caminar, agacharnos, hacemos limpieza medioambiental, a veces encontramos alguna moneda…”.

“Y, además, todos los que estamos en la federación seguimos un código ético que si encontramos cualquier artilugio de la guerra civil, una bomba oculta o algo patrimonial, o se entrega al museo o al TEDAX (Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos)”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *