Benicàssim intensifica los tratamientos contra los mosquitos tras las lluvias

El Ayuntamiento ha reforzado las tareas de fumigación a causa de las precipitaciones combinadas con las altas temperaturas

Foto Copyright:

E. Bellido // Benicàssim

El Ayuntamiento de Benicàssim refuerza estos días la revisión y los tratamientos para luchar contra los mosquitos, tras las últimas y fuertes lluvias.

La concejala de Sanidad, Vanessa Batalla, estuvo durante la mañana de ayer supervisando personalmente los trabajos que se está llevando a cabo la empresa encargada de estas labores de fumigación.

Unas tareas que se han ampliado a causa de las precipitaciones combinadas con las altas temperaturas.

De este modo, procedieron a la revisión de imbornales y alcorques, así como de las zonas susceptibles de albergar larvas del insecto.

«El consistorio trabaja todo el año para combatir la plaga, pero su eficacia depende mucho de la climatología y también de la actuación que los vecinos realicen en sus propiedades privadas», manifestó la edila.

«Desde la concejalía actuamos en las zonas húmedas, calles, imbornales, caminos, etcétera, pero dentro de las propiedades privadas no podemos realizar los tratamientos, con lo cual, si existen focos de cría de larvas, como pueden ser piscinas que no se hayan tratado, o macetas que acumulen agua u otros recipientes similares, el mosquito anida allí y nuestra actuación deja de ser efectiva».

Inversión de 40.000 euros al año

Batalla ha recordado que el ayuntamiento realiza una inversión de 40.000€ euros anuales y trabaja en inverno y en verano con una programación diseñada para atender las diferentes etapas de la vida del mosquito y con la intensidad que requieren las estaciones climatológicas.

También ha señalado que el Consell «después de anunciar a bombo y platillo, la brigada antimosquitos, ha rebajado la inversión y que cada uno de los municipios de Castellón recibirán apenas 300 euros, una cantidad que la concejal califica como insuficiente».

«La problemática que generan los mosquitos va más allá de las molestias a los vecinos y veraneantes, que pueden ocasionar a un municipio turístico como Benicàssim; está tomando una dimensión que puede llegar a afectar a la salud».

Por ello ha requerido al Consell y a la Diputación Provincial que adopten las medidas necesarias para ayudar a los ayuntamientos a combatir esta plaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *