Benicàssim recibe la primera gran oleada de fibers con la apertura de taquillas y cámpings Dada la previsión alta de público y la sensibilidad también que hay ante la amenaza internacional terrorista, especialmente con el público inglés, la organización ya ha anunciado que extremará las medidas de seguridad


Foto Copyright:

E. Bellido // Benicàssim

Benicàssim está recibiendo este lunes su primera gran oleada de fibers tras la apertura de taquillas en el recinto y de las zonas de acampada, por la mañana, a las 09.00 horas. Y está previsto que sigan llegando de forma escalonada en diferentes transportes, como avión, tren, autobús o vehículos.

Para esta edición la expectación es máxima. El FIB toma impulso y recupera su esplendor con las cuentas saneadas y un cartel de lujo. La organización espera una cifra histórica de 50.000 personas diarias. Y, a pesar de haberse habilitado un nuevo cámping, muy próximo al recinto, hay sold out en las tres zonas de acampada y esperan más de 20.000 campistas.

Dada la previsión alta de público y la sensibilidad también que hay ante la amenaza internacional terrorista, especialmente con el público inglés, la organización ya ha anunciado que extremará las medidas de seguridad.

Tanto la alcaldesa como el subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles, también comunicaron que este año el FIB tendrá el «mayor dispositivo de seguridad de la historia de los festivales en Castellón». Lo que se ha traducido, solo en el caso de la Guardia Civil, en un incremento de efectivos de hasta el 30%.

La macroperación comienza este mismo lunes, con la llegada de los primeros asistentes, controlando el tráfico en los accesos y que todo transcurra con normalidad. Como ya se instauró en el Sansan festival, la planificación y ordenación de los accesos al recinto de festivales se ha variado para facilitar la movilidad.

El acceso al recinto con vehículo se realizará siempre por la carretera CV-147 (la carretera del Desert de les Palmes). Desde allí se accederá al párking general, aunque este año tendrá plazas reducidas, ya que a raíz del aumento de aforo se ha establecido una zona segura, dentro del plan de evacuación y emergencias.

Se trata de una amplia zona perimetral colindante al recinto de festivales. Una zona completamente diáfana que habrá que atravesar a pie para poder entrar al recinto y que permite mantener un perímetro de desahogo y seguridad si es necesario.

Tanto desde el Ayuntamiento como desde la organización instan a utilizar más que nunca, en esta edición, el transporte público y evitar los desplazamientos en coche. Marqués recordó la puesta en marcha de una campaña de sensibilización ciudadana para que se priorice llegar con transporte público para evitar atascos, pérdidas de tiempo y ganar en seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *