Benicàssim solicitará autorización al Ministerio para limpiar los grafitis de la Torre Sant Vicent No son las únicas pintadas en la zona, también se hicieron grafitis en las casetas de los baños y oficina de turismo, hace aproximadamente un mes


Foto Copyright:

El Ayuntamiento de Benicàssim va a solicitar autorización al Ministerio de Cultura del gobierno central para poder proceder a la limpieza de los grafitis que se han hecho de forma clandestina en las paredes de la Torre Sant Vicent y otros espacios del municipio. Los dibujos y firmas pintados en la histórica edificación llevan ya, al menos, varias semanas y saltan a la vista de vecinos y visitantes.

El asunto también salió a relucir durante la celebración del último pleno a raíz de una petición del grupo Compromís y a la que dio respuesta el teniente alcalde Clemente Martín explicando que al ser un BIC (Bien de Interés Cultural) y estar protegido, “no podemos hacer nada sin el correspondiente permiso de Patrimonio”. Una vez conseguida la autorización, el consistorio planea “limpiarlo cuanto antes” y, a poder ser, “antes de Pascua”, según afirmó Martín.

No son las únicas pintadas en la zona, también se hicieron grafitis en las casetas de los baños y oficina de turismo, hace aproximadamente un mes, dañando la imagen de estas estructuras que fueron instaladas durante la renovación del paseo Torre Sant Vicent, junto a las dunas y que dan servicio a los usuarios de las playas y visitantes.

REHABILITACIÓN TORRE // La Torre Sant Vicent se restaurará próximamente. El proyecto de rehabilitación integral fue aceptado e incluido en la convocatoria del 1,5% cultural del Ministerio de Fomento del 2016, tras varios años de espera. En total, la inversión asciende a 311.000, de los cuales, el Gobierno central aportará 276.937 euros, ayudando así a sufragar el 75% del presupuesto.

El proyecto lleva varios años aspirando a esta ayuda para mejorar los BIC (Bien de Interés Cultural) y en 2015 se quedó a las puertas, ocupando el puesto número 64 de los 63 escogidos por el Gobierno, situándose el primero de la lista de espera.

El plan de restauración de la torre tiene como objetivo convertir el edificio de origen defensivo en visitable y como sede de actividades de interpretación de su historia, pues está datado del siglo XVI. La fortificación tiene, en la actualidad, una altura de 13,93 metros y, a partir de su rehabilitación, tendrá una superficie construida de 138,17 m2, según informaron desde el Ayuntamiento.

El proceso consistirá en la recuperación de los muros, paramentos y se tratará de salvaguardar y retornar el concepto primigenio de la torre para mostrar al visitante lo que fue en su origen. La obra contempla, además, la dotación de instalaciones que permitan una mayor accesibilidad al edificio y realizar actividades culturales de promoción de la historia en su interior. El proyecto pretende convertir el conjunto, tanto de manera exterior como interior, en un punto de interés local que ponga en valor este monumento declarado como Bien de Interés Cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *