Costas está abierto a propuestas tras el derribo del paseo del Eurosol


Foto Copyright:

Antetítulo:

URBANISMO Eurosol

Título fuera de noticia:

Costas está abierto a propuestas tras el derribo del paseo del Eurosol

Empresarios apuestan por la instalación de una tarima de madera para facilitar el paso

R. D. // BENICÀSSIM

Costas no descarta estudiar otros proyectos en el tramo costero junto al complejo turístico del Eurosol en Benicàssim tras derribar el paseo el pasado mes de febrero. Aunque el Ministerio prevé “mantener este espacio en las condiciones actuales”, después de haber sido repuesto con arena y regresado a su estado natural, la Dirección General de Costas “está abierta a escuchar cualquier propuesta manifestada por las partes interesadas, siempre y cuando la solución técnica sugerida sea viable y se ajuste a los procedimientos que contempla la legislación vigente”, según informaron fuentes oficiales de este departamento.

La eliminación de este paseo no ha recaído con agrado entre multitud de vecinos y visitantes, así como entre algunos de los empresarios de los establecimientos afectados y anexos al firme que ha sido derrumbado. Estos últimos aseguran que no les beneficiará la intervención y apuestan por la posible instalación de una tarima de madera, como la que une la playa Torre Sant Vicent con la de Els Terrers, que sustituya el antiguo bulevar y facilite el paso de viandantes por la zona. Una decisión que compete a la Dirección General de Costas.

Aunque el derrumbe no les ha implicado realizar actuación alguna en sus locales ni en sus edificios, sí repercute de alguna forma en su actividad, pues el paso anexo a sus terrazas, y que en su momento se construyó para dar vida al complejo benicense, ha desaparecido. La ocupación estaba amparada en una concesión otorgada por Orden Ministerial de 26 de diciembre de 1988, por un plazo de 20 años (que expiró en julio del 2005) y en la que figuraba, entre otras, la condición de proceder a su levantamiento y a la reposición del dominio público marítimo-terrestre a su estado original al vencimiento de la misma.

Las máquinas levantaron la pasarela de 365 m2 –anexa a las terrazas de estos bares y comercios–, así como el mobiliario existente, bancos y farolas, puesto que la instalación debía desaparecer por completo. La intervención contemplaba, además, reponer después el enclave con arena y lograr así que este tramo costero regresara a su estado natural, según informaron desde la propia compañía responsable Inturcosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *