El padrón de Benicàssim se recupera y vuelve a superar los 18.000 habitantes Medidas como la gratuidad de libros o las ‘escoletes’ ayudan a esta estabilización, que este año registra un incremento positivo de casi un centenar de nuevos residentes


Foto Copyright: Todo Benicàssim

E. Bellido // Benicàssim
El padrón municipal de habitantes se recupera en Benicàssim tras varios años de descenso y ya vuelve a superar los 18.000 habitantes. Y es que en el 2015 la cifra de empadronados era de 18.098, pero en el 2016 bajó hasta los 17.957, para situarse en el 2017 en 17.964. Ha sido en el presente ejercicio cuando se registra un aumento positivo, de casi un centenar de habitantes, de manera que la cifra es en la actualidad de 18.055 inscritos en el padrón.

El concejal de Presidencia y Política Social, Arturo Martí, destaca este incremento, aunque sin ser de gran magnitud, de «positivo», y de ello dio cuenta durante la celebración de las últimas comisiones informativas.

En la última década, el punto álgido se registró en el ejercicio 2013, con 18.989 habitantes, momento en el que rozó la barrera de los 19.000. En el 2008 había 17.870 habitantes; en el 2009, 18.098; en el 2010, 18.206; en el 2011, 18.524; y en el 2012, 18.753. Tras el pico de los 18.989 del 2013 se produjo un gran descenso en un año, pasando a registrarse 18.233 en el 2014.

Según explica Martí, «el declive del 2014 y años siguientes viene dado porque el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo una criba sobre los extranjeros que no renovaron residencia, lo que se ha ido regularizando basándose en distintos parámetros».

El 2016 fue el peor ejercicio

El 2016 fue el año con menos residentes de los últimos ejercicios, situándose por primera vez en mucho tiempo por debajo de los 18.000. La cifra ha ido subiendo ligeramente hasta volver a superar en el 2018 los 18.000.

Las medidas para incrementar el número de empadronados (impulsadas en los últimos años) están dando sus frutos. Iniciativas como la gratuidad de los libros de texto, que se suma a la de las escuelas municipales infantiles para niños de cero a tres años y que sufraga el Ayuntamiento, están consiguiendo su objetivo, como es el de atraer a parejas jóvenes que deciden trasladar su lugar de residencia a Benicàssim y formar su familia en la localidad costera. Las condiciones naturales, con playa y montaña, unido a la proximidad a la capital, también suman puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *