La alcaldesa se reúne este miércoles con los vecinos para abordar las obras de la calle Bisbe Serra Los trabajos de remodelación del vial, que están a punto de arrancar, cuentan con un presupuesto de 401.180 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses


Redacción // Benicàssim
La alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, se reunirá este miércoles, a partir de las 17.30 horas, con los vecinos del entorno de la calle Bisbe Serra y los propietarios de los establecimientos hosteleros y comerciales de la zona (en el restaurante El Bierzo) para hablar de las obras de remodelación del vial que están a punto de arrancar.

El objetivo, como ha señalado la alcaldesa, es “minorar las molestias por las obras y que podamos implementar los sistemas de coordinación de servicios para que el impacto sobre la vida normal de vecinos y comerciantes sea el menor posible”.

Marqués ha recordado que “teníamos pendiente esta remodelación como uno de los compromisos del plan de gobierno porque es una calle que se ha deteriorado mucho y tiene una gran afluencia de público durante todo el año. Hemos tenido que superar algunos obstáculos técnicos para poner en marcha la remodelación, pero ahora, por fin, lo vamos a hacer”.

“Sin embargo, a pesar de realizar las obras en una época de bajo índice de turistas, sigue siendo nuestra voluntad afectar en lo menos posible a la vida cotidiana de los residentes y de los propietarios de los establecimientos de comercio y restauración de la zona. Por eso, hemos querido congregarlos para ponerlo en conocimiento del plan de obra, de las mejoras que se van a realizar y de cuáles son los sistemas de coordinación de los trabajos que vamos a utilizar para tratar de generar las menores molestias posibles”.
La alcaldesa ha señalado que también la reunión servirá para escuchar las sugerencias que puedan hacer los vecinos para tratar de acomodar la planificación de obra con la vida cotidiana de la calle.

Descripción de la obra

La calle Bisbe Serra parte desde la avenida Barcelona en la confluencia con la Gran Avenida y discurre hasta la línea marítima. Es uno de los viales más transitados por veraneantes y turistas en Pascua y verano y presenta peligrosidad para los peatones, ya que al no disponer de aceras amplias se ven obligados a transitar por la calle.

El presupuesto total de la remodelación asciende a 401.180 euros y, desde el momento del inicio de la obra, su período de ejecución será de 4 meses.

En el proyecto de obra se han delimitado tres tramos con soluciones y problemáticas distintas. En todas ellas, la calle se mejora sustancialmente y, en global se renovarán los servicios, la movilidad y la accesibilidad de la calle.

El primer tramo discurre desde el inicio de la vía en confluencia con la avenida Barcelona hasta el cruce con las calles Mas Vell y M.ª Antonia de Oviedo.

Este tramo, cuyo ancho varia de los 9 a los casi 10 metros, tendrá tres áreas distinguidas, una de acceso peatonal, otra de tráfico rodado y otra de aparcamiento. En este tramo se creará una acera en la zona surde 3,50 metros de ancho. En el lateral norte se ubicará la zona de aparcamiento con plazas disponibles para discapacitados y su movilidad hacía la zona peatonal. Finalmente, el tramo de calzada será de 3 metros de ancho.

El tramo 2 discurre desde el cruce con las calles Mas Vell y M.ª Antonia de Oviedo y la calle Conde Bau. Esta zona, a su vez se subdivide en otras dos. Una frente a los apartamentos Princicasim. En esta zona existe un área retranqueada de uso privativo. Allí se dará continuidad al trazado de la acera peatonal, pero se permitirá la compatibilidad con el uso privativo. Mientras en el lado norte, también se sigue la continuidad de la zona de aparcamiento lateral con previsión de liberar las entradas y accesos a los aparcamiento y peatonal de los edificios colindantes.

El segundo subtramo hasta la calle Conde bau, la vía se estrecha, por lo a los 7,70 metros, con lo cual con el mismo formato de tres áreas aplicado en el resto de la calle, se mantendrá una acera peatonal, una zona de tráfico rodado y una zona de aparcamientos.

Finalmente el tramo tercero se extiende entre la calle Conde Bau y el paseo marítimo. En este último tramo, la principal novedad es que solo se permitirá el tráfico de los residentes con aparcamientos privados en esa zona y los vehículos de servicios públicos. Con lo cual, este tramo, de apenas 8 metros de anchura será totalmente peatonal, facilitando el paso de peatones que, sobre todo en verano es de tipo familiar.

En todo caso, la principal mejora, aparte de la renovación de todo el aspecto exterior de la calle, va a ser la modernización de todos los servicios. Se ha negociado con las compañías de teléfonos y eléctrica, una solución para eliminar los tendidos aéreos. Además, se ha planificado la remodelación total de la red de alcantarillado, con un ramal completamente nuevo y moderno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *