La Torre de Sant Vicent de Benicàssim abre para recibir visitas todo el año El Ayuntamiento y la Diputación la han convertido en un centro de interpretación, en el que poder conocer su historia a través de nuevas tecnologías


Foto Copyright: Todo Benicàssim

Eva Bellido // Benicàssim
Día histórico para Benicàssim. La Torre de Sant Vicent abrió este viernes, 30 de noviembre, oficialmente al público como centro de interpretación y se podrá visitar durante todo el año.

Tras unos años, en los que primero se acometió su rehabilitación exterior y, después, la interior, se puede afirmar que la fortificación ya es visitable.

El presidente de la Diputación, Javier Moliner, junto a la alcaldesa de la localidad, Susana Marqués; y la concejala de Turismo, Elena Llobell, inauguraron el monumento, tras dar sus discursos, y fueron los primeros en entrar.

En el interior, se adentraron en la historia de la fortificación, que servía para prevenir los ataques de los piratas. Interactuaron con las mesas táctiles, vieron un vídeo documental con recreación 3D sobre su evolución y se sumergieron en una experiencia con gafas de realidad virtual.

«Hemos desarrollado un centro de interpretación dotado con las últimas tecnologías, que posibilitará al visitante conocer el origen y la historia de la Torre de Sant Vicent. A través de audioguías, realidad aumentada, recreaciones audiovisuales y otras herramientas, cualquier persona que se acerque podrá trasladarse en el tiempo al siglo XVI y revivir nuestra memoria histórica», destacó Marqués.

Inversión

La restauración interior del espacio contó con una inversión de 276.937 euros del Estado y 34.063 euros del Ayuntamiento.

Además, se ha empleado un presupuesto cercano a los 100.000 euros para ponerlo a punto como centro de interpretación, de los cuales, la entidad provincial ha financiado 68.710.

Moliner se mostró contento por encontrarse «en la ciudad en la que la historia y la naturaleza confluyeron para regalarnos una joya, que hoy ha recuperado una buena parte de su patrimonio».

Y recordó que el siglo XVI, en el que fue construida, «fue el de las grandes batallas del mar».

Formaba parte del sistema defensivo de la costa del Reino de Valencia, un conjunto con más de 50 torres, de las cuales 18 en la provincia de Castellón, dos de estas en Benicàssim.

Por su parte, Llobell manifestó que «podemos sentirnos orgullosos por conservar esta atalaya, que desde hace 421 años, siete meses y 13 días sigue en pie, y haber recuperado su aspecto original después de mucho trabajo».

Un cañón en la azotea

Los visitantes también pueden subir por la escalera de caracol original, de complicado acceso, o mediante un ascensor a la azotea, en la que se pueden admirar unas increíbles vistas de las playas, así como una réplica de un cañón de seis libras del siglo XVIII.

La Torre de Sant Vicent está protegida bajo el reconocimiento de Monumento desde 1949 y declarada Bien de Interés Cultural desde 2001. Es el lugar más emblemático de Benicàssim.

Horarios de visita

La Torre de Sant Vicent ya permanecerá abierta durante todo el año para recibir visitas. En temporada baja, de octubre a abril (excepto Semana Santa), está abierta los viernes y sábados, por las mañanas, de 10.00 a 13.00; y tardes, de 16.00h a 18.00 horas. Domingos y festivos solo de 10.00 a 14.00.

En temporada alta (Semana Santa y de mayo a septiembre) sí abrirá todos los días, salvo los lunes.

Tendrá un coste de entrada próximamente, que todo apunta a que será de tres euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *