Los comerciantes de la calle Bayer denuncian que las obras coincidan con su reapertura

Manifiestan el perjuicio que les supone en estas fechas, tras haber estado cerrados por el coronavirus y estar arrancando ahora la temporada

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

Los comerciantes de la calle Bayer de Benicàssim denuncian el perjuicio que les supone la realización de obras en estas fechas en su vial, ya que coinciden con la reapertura de sus negocios –tras el cierre decretado por el coronavirus–, y con el inicio de la temporada.

Dado su malestar, han grabado y editado un vídeo en el que los dueños de varios de los establecimientos de esta calle, situada junto al teatro, explican en las redes sociales por qué les perjudica esta actuación.

Uno de ellos, Raúl Sanz, de la tienda de moda y complementos de la India, Chandra, indica a Todo Benicàssim: «Entendemos las obras, son necesarias, pero tras la pandemia y sin aviso previo, al que están obligados, nos parece una falta de consideración grave por parte del ayuntamiento con el comercio de Benicàssim».

Por su parte, el concejal de Urbanismo en el consistorio, Carlos Díaz, explica a este periódico que se trata de una obra de Iberdrola, que se hace «para que el servicio no se pueda ver interrumpido, ya que esta línea conecta dos centros de transformación, uno en el teatro y otro en la calle La Pau. Es antigua y sufre muchas averías y cortes. El problema es que deje de funcionar por una avería mayor y que esa zona se quede sin electricidad. Por lo que se va a sustituir por una nueva línea de media tensión con mayor capacidad y calidad».

En cuanto a las fechas, el edil aclara que Iberdrola «dotó económicamente el año pasado esta actuación para el 2020, iniciaron los proyectos, pidieron los permisos… y estaba previsto ejecutarla con subcontratas en febrero, pero llegó la pandemia».

La obra ha tardado en empezar «porque las empresas habían hecho ERTES», contesta preguntado por Todo Benicàssim. «Pero desde el Ayuntamiento nos hemos reunido con ellos para que se agilicen al máximo los trabajos y el impacto sea el menor posible. La obra tenía un mes de duración y va a durar dos semanas y media», añade.

El concejal aclara que esta intervención no se podía empezar después del verano porque ya no hubiera podido entrar en la inversión del año. Y afirma que se ha «procurado minimizar los efectos al máximo y hacerla compatible con la actividad comercial».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *