Nuevo artículo de opinión del partido socialista del Ayuntamiento de Benicàssim: “Fotocopia, que algo queda” Viernes 27 de octubre de 2017. A la moción presentada por el PSPV-PSOE de Benicàssim se presenta una enmienda de sustitución por el grupo Ciudadanos


Grupo Municipal Socialista // Benicàssim

Viernes 27 de octubre de 2017. A la moción presentada por el PSPV-PSOE de Benicàssim se presenta una enmienda de sustitución por el grupo Ciudadanos. La leemos y observamos con admiración una peculiaridad en el escrito de tipos de letra variados, renglones inclinados: “La Diputación de Castellón acuerda”.

La sorpresa de los socialistas salta enseguida cuando, releyendo el papel presentado por Doña Cristina Alonso, nos damos cuenta de que no es otra cosa que una fotocopia de un acuerdo de Diputación. ¡Alabado sea Dios!

La que nos repite lo mucho que trabaja pedía que nuestra propuesta de financiación de infraestructuras para el pueblo fuera sustituida por una serie de vaguedades sobre la provincia, que ni ella había redactado.

Visto el ridículo, no tuvo otra que llamar a su protectora en el pleno, nuestra singular alcaldesa, para que la ayudara a salvar los muebles desde el grupo popular. Se había de pagar de alguna manera el favor del bloqueo de la comisión de investigación sobre el asunto de la policía.

Allí, con cara de estar jorobados por lo que les obligaba a hacer su jefa, los concejales del PP miraban al suelo y reían por la comisura de los labios. Luego alguno petaría las risas por las costuras fuera del pleno. La alcaldesa al rescate de su socia tácita cargaba las tintas con lo de siempre, nos decía eso de “demagogos”, “oportunistas”, “partidistas”… El rosario de descalificaciones acostumbrado de esta señora no nos hace ninguna mella, antes lo contrario.

Cuando Doña Susana habla de partidismo se olvida de los mítines que lanza en actos institucionales, totalmente fuera de lugar. Cuando Doña Susana habla de demagogia no sabe de qué habla porque en su vida no parece haber consultado un diccionario, y menos etimológico, que vendría al caso. Cuando Doña Susana habla de oportunismo no recuerda quién firmó un acuerdo con ARB para concurrir a las elecciones municipales de 2011 y garantizarse la mayoría absoluta.

No nos extraña que la gente no acuda a los plenarios, para oír siempre las mismas palabras quizá mejor leer el argumentario que prepara el gabinete de la señora Bonig. Entre las perlas que cultiva la exalcaldesa de la Vall d’Uixó, está aquello de lo malos que son los maestros valencianos, que siguen consignas pancatalanistas y están dominados por el Conseller Marzá.

Olvidan, y no toman rabos de pasa, que los libros de texto fueron aprobados por la Conselleria del PP (Català, con perdón, de apellido). Lo sentimos, esto de copiar es muy feo, más en política. Y eso ha repetido en tres ocasiones ya la ínclita Marqués en nuestro ayuntamiento. Nos preguntamos qué mal le habrán hecho los maestros a la alcaldesa. En otras ocasiones, obediente, ataca por el flanco que le marca el señor Barrachina. ¡Viva la obediencia debida! Prietas las filas, recias, marciales, los populares van.

Realmente es lamentable tener que escuchar plenario tras plenario la misma canción de la alcaldesa, descalificando en lugar de argumentar, y repitiendo los mismos insultos. Ni en eso es original. A lo mejor lo que se espera de ella políticamente, sus votantes, es que diga lo de siempre. Hay que ser conservadores hasta en las tradiciones. Parece que las asesoras del fondo de la sala no le proporcionan sinónimos.

Podrían hacer algo más que pasarle notas de hemeroteca que, como se demostró el día 27, la traicionan por inexactas, metedura de pata hasta más allá de la zona inguinal con lo de Zapatero culpable de la infrafinanciación valenciana (los pactos del Majestic y el BOE de Aznar). A comer rabos de pasa.

Pues nada, nosotros le recomendamos que apueste por un cambio de imagen, algo que realmente sea chocante, original y gracioso. Propondremos que en el sillón de alcaldía sitúen un loro convenientemente adiestrado. De ese modo, los ciudadanos acudirán a ver al simpático animal gritando “demagogo”, “politizar, politizar” o “socialista oportunista, pancartero”.

Seguro que los vecinos estarían divertidos, incluso llegarían a pagar gustosos esos sablazos del IBI que nos colocó Susana Marqués en la época ARB-PP para enjugar la deuda de 15.500.000 euros que lastró al ayuntamiento desde 2005 a 2007. De aquellos gastos estos lodos, y los que nos vendrán con los más de siete millones de deuda que se presume va a dejar al que venga detrás. Fotocopia, insulta y descalifica, que algo queda. Eso es marchamo Marqués.

Grupo municipal socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *