Quattro 40 culpa a una empresa externa de las fiestas de graduación La discoteca asegura que no se encarga de la organización de estos eventos, aunque uno de los intermediarios reconoció ser trabajador de este local


Foto Copyright:

Redacción // Benicàssim
La discoteca Quattro 40 de Benicàssim ha aclarado, a través de su perfil oficial de Facebook, que su dirección no es la responsable de las fiestas para menores que se organizan en su local.

«Q40 no tiene nada que ver con las graduaciones del instituto de Benicàssim ni con ninguna otra. La empresa programadora del evento es externa a esta sala», indicaron desde la mercantil, exculpándose así de los problemas surgidos la semana pasada.

De este modo contestaron a una madre que les escribió indignada por la cancelación in extremis de la celebración de fin de ciclo de los jóvenes de 4º de ESO del IES Violant de Casalduch el pasado martes, día 19 de junio.

Aunque la progenitora les contestó preguntándoles que, si esto era cierto, cómo los alumnos podían tener pulseras de acceso con la marca de su discoteca, ya que se vendieron alrededor de 200 entradas, no hubo respuesta.

Además, uno de los dos chicos que hicieron de intermediarios entre el instituto y la sala para planificar el evento reconoció a este periódico ser trabajador de Quattro 40, aunque insistía en no ser el organizador, a pesar de haber sido uno de los que fue al centro a dar una charla y ofrecerles distintas opciones. También indicó que es con la discoteca con quién se debía hablar sobre el polémico asunto, no con él.

Quejas a consumo

Los padres se quejan de que tanto estas personas como los responsables del local eluden responsabilidades y se echan las culpas los unos a los otros.

Ante esta tesitura aseguran que presentarán una denuncia en Consumo. Consideran que «estas personas están engañando a los jóvenes, haciendo negocio con las graduaciones».

«Desde que les vendieron los pases cambiaron en tres o cuatro ocasiones de ubicación y suspendieron finalmente la fiesta apenas unas horas antes. Los chavales se quedaron con el tíquet en la mano y sin evento. Les ofrecieron como alternativa ir a una discoteca de Vila-real esa misma noche, pero no les garantizaban que pudieran entrar, así que solo fueron algunos», cuentan algunas de las madres.

Al día siguiente les dieron la opción de ir a Buddha en Benicàssim, que es lo que hizo la mayoría, pudiendo entrar con el mismo pase del que disponían.

Quattro 40 fue cerrada y precintada por la Policía Local el sábado por abrir a pesar de tener una orden de cierre desde Nochevieja. Además, también celebraron el sábado 16 una fiesta de Opening Summer, que incluso promocionaron en las redes sociales, del mismo modo que la de San Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *