Vecinos de Benicàssim alertan de una plaga de gusanos en Vilamar


Foto Copyright:

Antetítulo:

SOCIEDAD Plagas

Título fuera de noticia:

Vecinos de Benicàssim alertan de una plaga de gusanos junto a Vilamar

El Ayuntamiento estudia ahora cómo combatir la proliferación de estos animales con una inspección

E. BELLIDO // BENICÀSSIM

Vecinos de la urbanización Vilamar de Benicàssim alertan de la existencia de una plaga de gusanos junto a sus casas, ubicadas junto al carril bici que enlaza el casco urbano con la Vía Verde del Mar. Cada vez que llueve, como ha sido el caso de estos últimos días, pueden recoger cada jornada “más de 500”, llegando a tirarse toda la mañana retirando estos animales de la parcela de sus viviendas y de sus fachadas. Así lo explicó a este periódico Carlos Sánchez, uno de los vecinos afectados quien manifiesta que los residentes de la zona llevan ya más de un año padeciendo esta problemática. “Pero ahora la situación se ha desbordado, nos pasamos las mañanas recogiendo gusanos, evitando también que entren en nuestras casas. Hay todos los días, pero después de llover muchos más, tienes que ir esquivándolos”, afirmaba indignado.

La proliferación de estos animales afecta principalmente a las viviendas más próximas al carril bici, situadas en la calle Holanda, pero poco a poco va extendiéndose al resto de la urbanización. Y es que mientras los propietarios que viven todo el año van recogiéndolos a diario, impidiendo sus desplazamientos por la zona, hay otros que únicamente pasan el verano en estas casas, por lo que van atravesando las casas por las fachadas, según indicaban otros vecinos afectados.

Ya son varios los vecinos que han acudido al Ayuntamiento en busca de ayuda para minimizar o combatir esta molesta plaga porque, además, según señalan, “huelen muy mal”. Algunos llevando, incluso, “bolsas llenas de gusanos para que vean lo que es tener eso en casa todos los días” o hasta “garrafas de seis litros llenas de gusanos recogidos en dos días”, según explicaron otros residentes afectados. “Salen a montones y es asqueroso. Se cuelan en casa por cualquier sitio y lo peor de todo es que hay muchísimas crías”, alertaron. “La situación es repugnante y desesperante”, dicen.

Algunos de estos vecinos llevan alrededor de 30 años viviendo en estas casas y aseguran que “nunca nos había pasado”. Las causas podrían radicar en “las zanjas que se abrieron en la vía verde, y que al excavar las máquinas y sacar la tierra pudieron quizás salir a la superficie”, según concluyó Sánchez. Recientemente se ejecutaron en esta zona las obras de canalización de la desaladora de Orpesa a Benicàssim. Los vecinos, ahora, están en proceso de presentar un escrito a nivel de comunidad.

Desde el Ayuntamiento indicaron ser conscientes de la problemática y haber activado el dispositivo para buscar una solución. “Hemos enviado a una empresa a supervisar la zona y estudiar qué tipo de tratamiento se puede aplicar para paliar su proliferación, aunque al ser terrenos privados los afectados hemos enviado una carta a los propietarios para ponerles en conocimiento y tener los permisos necesarios”, señalaron fuentes municipales. También aclararon que “no se trata del mismo gusano detectado en Almassora, sino del gusano de tierra, conocido vulgarmente como ‘ramonets’”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *