Vuelven las quejas por los mosquitos pese a estar ya en otoño


Foto Copyright:

Antetítulo:

SOCIEDAD Medio Ambiente

Título fuera de noticia:

Vuelven las quejas de los vecinos por los mosquitos pese a estar ya en otoño

Vecinos alertan de su proliferación por toda la localidad, junto al colegio Palmerar y zona residencial de l’Almadrava

E. BELLIDO // BENICÀSSIM

La alerta por la proliferación de mosquitos ha vuelto a saltar entre los vecinos de Benicàssim. Las quejas por las picaduras de estos insectos se han incrementado con las últimas precipitaciones y las buenas temperaturas a pesar de estar ya en otoño.

Una residente de la zona próxima al CEIP El Palmerar explicó a este periódico que allí es “insoportable”. “De hecho, tuve visita familiar de Alemania y adelantaron su viaje de vuelta porque no podían con tanta picadura. Creemos que es necesario seguir fumigando porque a pesar de haber refrescado sigue habiendo mosquitos”, lamentó.

Otra que vive por l’Almadrava alertó a Todo Benicàssim de la “plaga que venimos sufriendo los vecinos de las villas de esta zona y junto a Villa del Mar desde hace casi un mes”. “Se trata de voladores de minúsculo tamaño y de numerosas picaduras en una sola pasada, que causan un picor difícil de calmar. Unas 15 o 20 picadas es normal en cualquier ataque, principalmente en las extremidades, traspasando, incluso, la ropa”, relató. Al acudir a la farmacia señaló que le explicaron que “sigue la plaga desde las primeras lluvias de septiembre y son muchas las personas que han acudido”.

Desde los apartamentos Xaloc, en esta misma área del municipio, también indicaron a este diario que las molestias continúan y que no se puede “ni comer o cenar en la terraza”, “ni los niños pueden salir a jugar a la calle”.

Dadas las circunstancias, el Ayuntamiento va a alargar el refuerzo de los tratamientos contra los mosquitos, que se aplica durante los meses de verano, mientras duren las lluvias y el calor.

Y es que mientras no se han registrado apenas incidencias por las picaduras durante la temporada estival este año, a causa principalmente de la escasez de lluvias, bajando el número de quejas hasta en un 95%, ahora sí hay mosquitos debido a las precipitaciones y al calor, según explican desde la Concejalía de Sanidad. “A lo que se suma que, ahora, hay muchas casas vacías”, según indicó la concejala del área, Vanessa Batalla, quien agradeció la concienciación de los vecinos que mientras habitan sí han tenido este verano sus viviendas libres de estancamientos de agua.

El consistorio mantiene el refuerzo de los tratamientos que tenía previsto aplicar hasta mitad de septiembre, “con dos brigadas por la mañana y una por la tarde”, dijo Batalla. Quien animó a que los afectados informen sobre posibles focos o plagas llamando al Ayuntamiento, donde les trasladarán con el departamento correspondiente y trasladarán un equipo a la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *