Benicàssim blinda sus paseos marítimos como «prevención» a posibles atentados terroristas La brigada municipal de obras ha procedido este viernes por la tarde a la colocación urgente de estos elementos, tanto grandes maceteros como bancos de hormigón, en “alrededor de una docena de puntos estratégicos”


Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim
El Ayuntamiento de Benicàssim también ha determinado aplicar medidas de seguridad extraordinarias como prevención a los atentados terroristas, tras los ataques producidos en Barcelona y Cambrils.

Para ello, al plan especial que se está llevando a cabo este verano en los macrofestivales de música, ante la alerta internacional terrorista, se suman otras iniciativas en la localidad turística como la instalación de barreras en los paseos marítimos que impidan el acceso de vehículos pesados y que puedan tomar velocidad por estas zonas masificadas de peatones en estas fechas de temporada alta, según ha indicado a este periódico la alcaldesa, Susana Marqués. Tal y como están haciendo también otros municipios de la provincia como Vinaròs o Peñíscola.

La brigada municipal de obras ha procedido este viernes por la tarde a la colocación urgente de estos elementos, tanto grandes maceteros como bancos de hormigón, en “alrededor de una docena de puntos estratégicos” que ha determinado la Policía Local, según apuntó el edil de Seguridad, Arturo Martí. Los primeros comenzaron a ponerse desde la playa del Voramar hasta Torre Sant Vicent, siguiendo por toda la costa.

Estos elementos que se están utilizando han sido trasladados de la calle Santa Águeda, donde se encontraban, tras haber sido “cedidos por los vecinos”, explicó la alcaldesa, quien mostró su agradecimiento.

De momento, se trata de medidas provisionales, pero se estudiarán otras; y también se procederá a reponer los maceteros de la calle Santa Águeda.

A lo largo de este viernes también se registró una mayor presencia de fuerzas de seguridad, controlando especialmente las zonas más transitadas, como es, por ejemplo, la zona del paseo y la playa Torre Sant Vicent, donde se apreció a mediodía la presencia de agentes armados.

Marqués quiso estar presente también este viernes en la junta de coordinación de seguridad que se realiza todos los días en Benicàssim con motivo de los festivales. Tanto el FIB como el Rototom han contado con el mismo dispositivo especial de seguridad este año, en el que se han tomado acciones de prevención del terrorismo, como la creación de un área de seguridad en el recinto, propiciar el acceso a pie y no en vehículos y la colocación de montículos de tierra, barreras de hormigón y otro tipo que impiden el acceso de vehículos pesados, así como el registro de mochilas y cualquier persona que pueda parecer sospechosa.

También se ha tomado como medida la prohibición a las furgonetas de proveedores del festival de circular por el mismo camino de los peatones, como hacían hasta ahora. Se les insta a realizar otro camino y hacer estos trayectos con anterioridad a las horas en las que ya suelen acudir los asistentes a pie al festival.

Todas estas medidas se aplican como “precaución”. Marqués aclaró que Benicàssim “no ha recibido ningún tipo de amenaza terrorista”. Pero dada la proximidad de los hechos, se están reforzando las acciones. “Y se van a establecer todas las medidas necesarias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *