Benicàssim solucionará el problema de las goteras en el pabellón este año

Las obras saldrán a licitación este mes con la intención de ejecutarlas después del verano, sin interrumpir la actividad deportiva

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

El Ayuntamiento de Benicàssim llevará a cabo este año la impermeabilización de la cubierta del polideportivo municipal Torre Sant Vicent para dar solución definitiva a los problemas de goteras que impiden su buen uso en episodios de lluvias.

Para ello, el consistorio ha destinado, por un lado, una partida de 15.000 euros para la redacción de un proyecto necesario de seguridad y salud, según explica el concejal de Deportes, Economía y Hacienda, Arturo Martí.

“En un principio estaba cantidad económica iba destinada al proyecto completo, que supone un 10% del coste de la obra, pero finalmente los servicios técnicos lo realizarán con el mismo sistema de impermeabilización del teatro, por lo que no será necesario externalizar este servicio y lo asumirán los propios técnicos municipales”, señala el edil.

Por lo que este importe, consignado en el capítulo de inversiones del presupuesto para este 2021, se empleará para el proyecto de seguridad y salud.

Mientras, el coste de las obras, que se ha calculado en alrededor de 150.000 euros, se reservó a través de la primera modificación de crédito que se realizó con cargo al remanente, con un paquete de seis millones de euros para inversiones también a ejecutar este año.

Actualmente, se están terminando de redactar los pliegos para poder sacar a licitación la actuación previsiblemente durante este mes de abril. “Estimamos que quizás para septiembre u octubre podrían dar comienzo las obras”, prevé Martí.

¿En qué consistirán las obras?

El proyecto consiste “en la limpieza, reparación e impermeabilización de la cubierta del pabellón, aplicando una capa de un material aislante, hidrófugo, que no permite que traspase el agua; y así esperamos solucionar las goteras que existen, según han considerado los técnicos”, indica el edil.

El plazo de ejecución de estas tareas es de aproximadamente un mes y todo indica que no tendrán que cerrarse las instalaciones, por lo que la actividad podrá continuar. “El objetivo es agendar los trabajos para evitar generar molestias a los usuarios o que se produzcan las mínimas posibles”, añade.

Esta intervención responde a una fuerte reivindicación de los deportistas usuarios del polideportivo municipal desde hace varios años, pues las competiciones se tienen que interrumpir o no se pueden celebrar cuando hay precipitaciones. “Queremos dar las mejores instalaciones que podamos a los usuarios. La obra tiene un calado muy importante de inversión”, afirma.

Y es que el pabellón cumplirá en septiembre ya 20 años y se han ido registrando deficiencias, como esta relativa a la evacuación del agua, que no desaguaba bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *