Compromís denuncia el «atropello» a los propietarios de los terrenos de los festivales de Benicàssim El portavoz considera que el préstamo que pedirá el Ayuntamiento de 3,6 millones "está muy por debajo del valor real" y que costará "7 millones más"


Foto Copyright: Sara González

Redacción // Benicàssim
Compromís per Benicàssim denuncia la desinformación que se está vertiendo a los medios de comunicación por parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Benicàssim relacionado con los terrenos de los festivales.

Así lo ha dicho el portavoz de la coalición, Joan Bonet, quién ha indicado que «a lo largo de todos estos años la gestión del equipo de Gobierno del Ayuntamiento, comandado por la señora Susana Marqués, ha sido de abandono total, sin buscar una solución consensuada y satisfactoria para todas las partes implicadas: propietarios de los terrenos, Ayuntamiento y organizadores de festivales».

El procedimiento que ha comenzado el Ayuntamiento de Benicàssim «es el de expropiación forzosa conjunta de carácter urgente», según ha afirmado el portavoz de Compromís.

«Han dejado que el asunto se vaya enquistando hasta crear un clima de excepcionalidad calculada. Esto no es aceptable, puesto que se quiere imponer la peor y más traumática solución de todas, especialmente para los propietarios actuales, sin haber buscado durante estos años ninguna otra solución viable», ha lamentado el edil.

Según Bonet, «el equipo de gobierno del PP no está teniendo en cuenta los derechos de los propietarios ni tampoco contempla ningún tipo de diálogo con ellos, ni con los partidos políticos de la corporación, ni tampoco con los agentes implicados directamente con el problema».

«Lo hacen todo con mucha prisa porque quieren finalizar el expediente antes de disolverse la actual corporación en mayo del 2019 (cuando se celebrarán elecciones municipales). Esto políticamente es de una irresponsabilidad sin límites, puesto que deja atado de pies y manos al nuevo consistorio, que no tendrá margen de poder modificar la decisión del mismo», ha asegurado el portavoz de Compromís.

Desde el partido se ha indicado que la modificación de crédito aprobada en el pleno extraordinario y urgente del pasado lunes 15 de octubre fue para pedir un préstamo de 3,6 millones de euros, «que irá seguido por una apertura de expediente de expropiación del recinto de festivales, haciéndose una valoración de sólo 12 euros por m2, como si fuera solar de cultivo de secano sin infraestructuras de regadío y apoyado por un supuesto informe externo que no se nos ha facilitado».

Discrepancias con el precio

«Consideramos que este valor está muy por debajo del valor real de los terrenos si tenemos en cuenta que el uso que se le ha dado en los últimos 20 años es de festivales, no de cultivo de secano. Además, del total de la superficie que se quiere expropiar (130.000 m2 que puede subir hasta 210.000 m2), 40.000 m2 tiene la calificación de dotacional de uso recreativo, con un valor catastral de 160 euros por m2, y esto ya se puede considerar un valor objetivo a la hora de determinar el valor real de los terrenos», ha señalado Bonet.

«Por lo tanto, el coste real del capricho de expropiación del Gobierno del Ayuntamiento actual, muy probablemente acabe subiendo a 7 millones de euros más de los que hasta ahora están reconociendo. Cualquier proceso judicial tiene muchas probabilidades de dar la razón al demandante, a los propietarios en este caso, a la hora de pedir un precio justo de expropiación», ha declarado el portavoz.

El concejal de Compromís también ha indicado que «no se ha hecho ninguna consulta a la ciudadanía para saber la opinión de la gente de Benicàssim». «Despilfarrar cerca de 11 millones de euros (44% del presupuesto anual) del erario público de todos los benicassuts en la expropiación para que se celebren festivales ¿es un gasto adecuado y que se ajusta a las prioridades del municipio?», se ha preguntado Bonet.

Para el portavoz el municipio tiene otras inversiones pendientes más importantes y preferentes. «También tenemos que tener en cuenta que estos terrenos son rústicos de uso dotacional para espectáculos. Si los festivales deciden un buen día irse a otro lugar, el Ayuntamiento se quedará en propiedad 210.000 m2 de solar rústico sin poder darle ninguno otro uso que no sea lo de espectáculos. No hay nada que les impida hacerlo, porque la actual alcaldesa no ha firmado ningún convenio durante estos años con ellos».

Desde Compromís por Benicàssim se considera «inaceptable toda esta situación, no sólo por el atropello en los derechos que supone la expropiación forzosa para los propietarios afectados, sino también por el despilfarro de las arcas públicas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *