El recinto de festivales de Benicàssim ya es 100% municipal

El Ayuntamiento ha finalizado el proceso de expropiación de los terrenos, que ha supuesto una inversión de 3.126.527,23 euros

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

El recinto de festivales de Benicàssim ya es 100% municipal. El Ayuntamiento ha finalizado el proceso de expropiación de los terrenos, que ha supuesto una inversión de 3.126.527,23 euros.

Por tanto, el consistorio ya podrá iniciar su plan de remodelación de este gran espacio con el objetivo de modernizarlo y dotarlo de infraestructuras fijas para poder acoger eventos todo el año.

En total, se han expropiado 25 parcelas de distintos propietarios particulares, con una superficie que suma «170.182,82 m2, incluidos los pequeños restos de finca no contemplados dentro de los límites del ámbito del Plan Especial, que se adquieren por considerarse inhábiles para su explotación», según explica el concejal de Urbanismo, Carlos Díaz.

Por lo que respecta al suelo del recinto y los restos inhábiles de parcela cultivables se han expropiado a 15,79 euros por m2; y la zona de monte bajo de protección forestal no apta para el cultivo a 7,96 por m2, según indica Díaz.

El valor total del solar expropiado asciende a 2.612.443,57 euros, mientras el importe de indemnizaciones por cultivos y plantaciones existentes son 67.034,50; y el correspondiente por construcciones e instalaciones que había, 298.166,91, según especifica el concejal. Todo ello, incluyendo el premio de afección del 5%, suma 3.126.527,23 euros.

El proceso, cuyos trámites se iniciaron en el 2018, estaba preparado para culminarse en el primer semestre del año. De hecho, se citó a los alrededor de 30 dueños de las parcelas para firmar las actas de ocupación y pago en marzo, pero la declaración del estado de alarma por la pandemia obligó a retrasarlo. Fue antes del verano cuando se retomó este procedimiento y se finalizó el pasado mes de septiembre.

Plan de remodelación del recinto

El Ayuntamiento, que actualmente es el propietario al 100% del recinto, ya ha puesto los terrenos a disposición de Iberdrola para que pueda acometer el soterramiento de las líneas de media y alta tensión, que será la primera actuación que se desarrollará en el espacio, dentro del plan de remodelación para modernizar y mejorar estas instalaciones, que están anticuadas.

Por lo que el primer paso será el desmontaje de estos tendidos eléctricos, que cruzan el recinto y que, además de poder suponer un riesgo para la seguridad de los miles de espectadores que se concentran a disfrutar de los conciertos, impiden reubicar los escenarios.

«Está previsto que Iberdrola ejecute esta obra este mismo año, pues tienen presupuesto reservado para ello», dentro de la inversión de un millón de euros que destinaron este 2020 para el soterramiento de líneas en varias zonas del término municipal, como publicó este periódico.

Por parte del consistorio, se encargará en el 2021 la redacción de un estudio para trazar la hoja de ruta para remodelar el recinto.

El proyecto definirá cuál es el mejor emplazamiento para los distintos escenarios, con el objetivo de reducir el impacto acústico en las zonas residenciales. También contemplará la instalación de pantallas acústicas, que contribuyan a minimizar los sonidos hacia la población.

E incluirá la mejora de firmes, infraestructuras, la construcción de unos nuevos aseos y, en general, la reorganización de todo el recinto para mejorarlo.

Además, el Ayuntamiento también prevé realizar una modificación del plan general para ampliar los caminos de acceso, según avanza el edil de Urbanismo.

El objetivo es que el gran solar pueda acoger todo tipo de eventos, no solo festivales musicales y que contribuya a la desestacionalización. La compra se formaliza en un momento especialmente complicado para el sector de los eventos por la pandemia de la covid-19, aunque al ser un gran espacio al aire libre se le buscará la mejor viabilidad.

El Ayuntamiento solicitó un préstamo de tres millones de euros para hacer frente a la adquisición de todas estas parcelas, pero rápidamente lo amortizó con remanentes de tesorería.

Con esta operación, el equipo de gobierno pretende poner fin a más de 20 años de alquileres y a la incertidumbre de poder disponer de este suelo para la celebración de festivales de música consolidados como el FIB, el Rototom, el Sansan o el Benicàssim Electrònic Festival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *