Empieza la construcción de un nuevo hotel en el pueblo de Benicàssim

Además, un fondo de inversión adquirió la única parcela que queda a primera línea de playa para construir un hotel y busca empresario que lo explote

Foto Copyright:

Eva Bellido // Benicàssim

Las plazas hoteleras van en aumento en Benicàssim, gracias a la reciente apertura de nuevos alojamientos turísticos. El Ayuntamiento ha dado licencia para la construcción de otro hotel, en el casco urbano, junto al bulevar.

Los inversores han adquirido el antiguo edificio del Garamar para reformarlo por completo y abrir uno nuevo, según explicó el concejal de Urbanismo, Carlos Díaz, quien indicó que ya cuentan con la correspondiente licencia de obras desde hace «unas dos semanas».

Se trata de un bloque con planta baja, semisótano y tres pisos, que podrá albergar alrededor de una quincena de habitaciones, indicó Díaz. Los trabajos ya se encuentran en marcha.

El pasado año también inició su actividad un pequeño hotel con encanto en el casco urbano, el Soléa House, una antigua casa rehabilitada ubicada en la calle Los Dolores, que cuenta con ocho habitaciones.

Y este verano, el último en abrir sus puertas fue el primer aparthotel de atractivo diseño de la localidad costera, en el complejo de Villa Los Pinos, en la playa l’Almadrava, que se sitúa en una parcela con una glamurosa mansión restaurada del siglo XX como eje central y con dos bloques a un lateral con 26 apartamentos tipo loft.

A todo ello se suma la reciente rehabilitación y ampliación del Trinimar, en la playa Heliópolis, que propició la creación de, al menos, una docena de plazas más en el 2018.

Con todo, las habitaciones han crecido ya en Benicàssim en cerca de medio centenar.

Tras 30 años sin crecer el número de hoteles

Pese a que es una cifra humilde, sí resulta significativa en una localidad con las plazas hoteleras muy limitadas y en la que, tras el boom que se registró en las décadas de los 60 y 70, con la construcción de la mayoría de hoteles, comenzó a estancarse la creación de nuevas camas desde que se construyó el último en 1987 (el Canadá, en el casco urbano), con una parálisis de unos 30 años.

El municipio, que dispone de alrededor de 3.000 plazas hoteleras, cuenta, ahora, con nuevas oportunidades.

Un fondo de inversión adquirió en subasta la única parcela que queda a primera línea de mar, en la playa Heliópolis, para la construcción de un hotel, y está buscando un empresario que lo explote.

Además, están ultimándose nuevos proyectos para otras ubicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *