La Policía Judicial sigue investigando la supuesta agresión sexual de Benicàssim Las pruebas científicas y forenses serán determinantes en el caso de la joven supuestamente agredida sexualmente en la playa de Els Terrers y cuya exploración médica se ha llevado a cabo en el Hospital General


Foto Copyright:

Redacción // Benicàssim
Las pruebas científicas y forenses serán determinantes en el caso de la joven supuestamente agredida sexualmente en la playa de Els Terrers y cuya exploración médica se ha llevado a cabo en el Hospital General, donde una ginecóloga ha explorado a la chica, en presencia del forense de guardia.

Además del examen de sus partes íntimas, los doctores han analizado el resto del cuerpo de la víctima en búsqueda de otras lesiones. Además, la ropa interior de la afectada ha sido precintada, junto con otras muestras, y entregada a la Policía Judicial de la Guardia Civil para su análisis, tal y como se hace en todos los casos de estas características.

En el caso de las muestras de ADN de los sospechosos, es la Benemérita la que se encarga de la custodia y examen de éstas.

Y es que, aunque la joven expresara a la jueza su deseo de retirarse de la causa y no interponer denuncia contra los cuatro detenidos, un juzgado –todavía por determinar– se hará cargo de una investigación en la que la Fiscalía puede actuar de oficio y acusar aunque la propia víctima no desee ejercer acusación particular, ya que en algunos casos, como en los de violencia de género, la víctima no suele querer hacerlo por miedo.

En el caso de la presunta agresión sexual en grupo de Benicàssim, aunque la chica aseguró haber sido atacada en la playa y haber sufrido acceso carnal justo después de los hechos, cuando tuvo que declarar en sede judicial dijo a la jueza no recordar «nada», retractándose de lo que inicialmente había manifestado a la Policía Local y la Guardia Civil.

La joven, de unos 20 años de edad, fue hallada en estado de shock de madrugada en la playa Els Terrers, con los pantalones puestos y la camiseta en la mano.

Los cuatro arrestados fueron puestos en libertad provisional por la jueza, tras pasar dos noches en el calabozo y después de que la víctima declarase «no recordar nada» y su voluntad de no poner denuncia contra los detenidos. Según pudo saber este periódico, no reconoció a ninguno de los arrestados como sus agresores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *