Media docena de casos de gastroenteritis en el Centro de Salud de Benicàssim Algunas personas han acudido al centro sanitario por este motivo y lo relacionan con el baño en las playas estos días, aunque no se ha probado la causa


Foto Copyright:

Redacción // Benicàssim
El Centro de Salud de Benicàssim ha registrado al menos «media docena de casos de gastroenteritis que los enfermos han relacionado con el baño en las playas durante estos últimos días», según han trasladado fuentes del centro sanitario a este periódico.

Aunque las mismas fuentes han aclarado que la causa no se ha probado ni se sabe con certeza, si ha sido por la ingesta de agua con la bacteria E.coli, que se había detectado en las playas de Benicàssim desde el jueves; o por otros motivos distintos.

Según fuentes médicas, la ingesta de una cantidad considerable de agua con E.coli puede causar gastroenteritis, pero no se ha demostrado que en estos casos fuera por esta causa.

Desde el Ayuntamiento han informado este lunes que ya se han remitido las cartas a la Conselleria de Medio Ambiente y al secretario autonómico de Turismo, «mostrándoles el malestar del consistorio por la forma en que se ha producido este incidente, que ha dejado expuesto al municipio afectando gravemente no solo a la integridad de las personas sino también a la imagen turística de Benicàssim».

Comunicación ineficaz

Y es que por una comunicación ineficaz entre ambas instituciones (Conselleria y Ayuntamiento) las playas han estado dos días abiertas con este aviso, que se produjo el viernes a las 15.17 horas.

Los responsables de este departamento en el Consell enviaron un correo electrónico notificando que se habían identificado niveles elevados en los parámetros microbiológicos de control en la muestra tomada el pasado jueves, 16 de agosto.

Según la alcaldesa, Susana Marqués, este email «solo se envió a un funcionario del Ayuntamiento y fuera del horario de oficina». Desde el consistorio lamentan que no se comprobara por parte de la Conselleria que esta información importante había sido recibida, pues además –inciden– este funcionario podría haber estado de vacaciones este mes de agosto. También critican que no llamaran por teléfono o avisaran a la Policía, que está 24 horas.

Algo parecido ocurrió también en el Ayuntamiento de Oropesa, donde llegó el correo a las 15.24 minutos, por lo que, según señaló el alcalde, Rafael Albert, tampoco recibieron la información por haber finalizado la jornada laboral.

Tanto la alcaldesa de Benicàssim como el de Oropesa explican que se enteraron un día después a mediodía a raíz de una llamada de la alcaldesa de Cabanes, que también recibió este correo al estar también playas de estos municipios afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *