Reaniman a una niña de tres años en el colegio público Santa Águeda


Foto Copyright:

Antetítulo:

SUCESOS En parada cardiorrespiratoria

Título fuera de noticia:

Salvan a una niña de tres años en el Santa Águeda

Dos guardias civiles y dos monitoras del centro auxiliaron a la menor logrando estabilizarla

E. BELLIDO // BENICÀSSIM

Varios agentes de la Guardia Civil de Benicàssim salvaron, junto a dos monitoras, a una niña de tres años que había entrado en parada cardiorespiratoria el pasado viernes en el colegio público Santa Águeda.

Los guardias se desplazaron rápidamente al centro educativo tras recibir el aviso de una monitora del colegio que les informó del grave estado de salud de la pequeña indicándoles que la niña se encontraba “tendida en el suelo con síntomas de asfixia”, según informaron fuentes de la benemérita, añadiendo que también se pasó el aviso a los servicios sanitarios y se activó el protocolo de emergencia por si era necesario emplearlo para la evacuación de la menor.

Los agentes hallaron a la pequeña alumna en una de las aulas en parada cardiorespiratoria y procedieron a realizarle las pertinentes maniobras de reanimación con la colaboración de dos monitoras del centro, logrando finalmente estabilizar a la niña, según indicaron las mismas fuentes, hasta la llegada de los servicios sanitarios, que la trasladaron al Hospital General de Castellón. La pequeña fue dada de alta esa misma tarde y ya se encuentra, en la actualidad, realizando vida normal, tal y como señalaron desde la Guardia Civil.

Al parecer la alumna cursa P3 (Prescolar 3) y ese día acudió con fiebre al colegio, según ha podido saber este periódico. Una jornada especial y diferente en la que los escolares, incluida ella, se trasladaron al polideportivo municipal para participar en los Benijocs, en los que participaron alrededor de 500 niños benicenses. El tradicional campus se desarrolla habitualmente previo a las vacaciones de Navidad con actividades lúdico-deportivas para niños de 3 a 6 años de los tres colegios de la localidad.

Al finalizar, los alumnos regresaron al centro, comieron y durante el tiempo de la siesta que hacen los más pequeños, en torno a las 14.00 horas, fue cuando la niña entró en parada, según ha podido averiguar este diario. Afortunadamente, una monitora se percató de su rigidez y extraño estado casi al instante y gracias a la rapidez de la actuación se pudo salvar a la pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *